spime project

Hablo de redes de objetos, internet de las cosas, spimes, cooperación, creatividad, artesanía

Humanizar la Ciudad Inteligente

| 4 Comentarios

Desde hace algún tiempo el debate de las Ciudades Inteligentes está sobre la mesa en los foros de urbanismo y Nuevas Tecnogías. Esta realidad pasa por conectar los objetos a la red para optimizar recursos con información en tiempo real. Computación distribuida conviviendo con nosotros para hacernos la vida más sencilla. Inteligencia urbana.

Cuando se habla de la Ciudad Inteligente frecuentemente se refiere a procesos más o menos sofisticados de aprovechamiento de energía, abastecimiento eficiente de agua según necesidades o diseños de sistemas de transporte alternativos que alivien nuestras sobrecargadas calles. Un buen ejemplo de esto último es la propuesta para una flota de coches urbanos inteligentes que nos llegó ya hace tiempo desde el MIT: son capaces de controlar por GPS conectado a la red los trayectos descongestionados, no ocupan apenas espacio, recargan su batería electrica y hasta se conectan a la red para comprar la electricidad en el momento de menor precio y vender los excedentes de manera que funcionan como central distribuida.

Sin embargo, siguiendo una metáfora recurrente que compara la ciudad con un ente biológico, a este ciudad le falta el “alma” (o la potencia creativa que define al ser humano). Dicho de otro modo, falta que la gente participe conscientemente de esa conectividad de las cosas.

gerillaPero la inquietud de la gente es imparable, y ya aparecen las primeras iniciativas para reapropiarse de la tecnología por parte de los ciudadanos. Un buen ejemplo de ello podría ser el proyecto Guerilla Codes, que utiliza los códigos QR para mostrar lemas codificados en lugares públicos ¿existía tal necesidad? En este caso sí. En 2005 se aprobó en Inglaterra la Serious Organised Crime and Police Act, que entre otras cosas prohibía protestas dentro del perímetro de 1km alrededor del Parlamento. Maya Evans, activista contra la guerra de Irak, fue detenida por leer los nombres de los muertos británicos en dicho conflicto. Es por eso por lo que nació el proyecto, que evitaba la visibilidad personal de la protesta. La potencia de esta manera de activismo en la calle es importante más allá de esto: crea puertas físicas de acceso a la información.

Siguiendo con la reapropiación de la tecnología y de la red (de objetos) me parece interesante atender a las implicaciones que tiene el arte y sobre todo la manifestación de este que desde los sesenta más ha convivido con el tejido urbano: el Arte Urbano. Es imposible caminar por una gran ciudad en 2009 sin atender a las pegatinas, stencils y grafitis que la inudan. Nunca el arte fue más comunicativo.

13042009120

Nuestra modesta propuesta es llenar las calles de haikus en códigos QR, tagear la ciudad no sólo para llenar más de valor a los objetos sino para darles alma, pintar códigos que se conecten a internet y por primera vez den acceso a un mensaje cambiante. Hacer la ciudad no sólo más inteligente sino también más humana.

P.S: El fin de semana pasado estuve poniendo por Madrid algunas pegatas de Somos Centro (en la foto) que conectan con la agenda de ocio del barrio. Por supuesto que esto no es arte, es publicidad, pero a la manera en como las pegatinas dan significado a nuestras farolas en el siglo XXI. Prometo ahondar en esta vía y contaros.

4 Comentarios

  1. Muy interesante el post Luis, aunque por definición una ciudad no puede ser inteligente si no esta humanizada

  2. De acuerdo, pero se trata tantas veces de conseguir la cuadratura del círculo olvidándose de las cosas esenciales…

  3. Pingback: miguelware · QR Codes.

  4. Pingback: Medios hiperlocales: ensanchando las zonas de infocomunicación : Intrópicos

Deja un comentario

Campos requeridos marcados con *.